Buscando el quinto elemento


FECHA: Septiembre 1, 2015, 12:12 pm

El campamento anual de animadores tuvo lugar en el Parque Nacional de Santa Teresa fue todo un éxito

Ser animador es un estilo de vida, no es solo una responsabilidad de unas pocas horas, sino una actitud que hay que mantener durante el día a día. Eso es lo que los referentes buscan inculcar a los chicos de EPA que se están formando para convertirse en animadores. Por eso es que el campamento de este año tuvo como consigna descubrir cuál es el “quinto elemento” del animador.

El campamento se desarrolló entre el 7 y el 9 de agosto en el hostel del hermoso Parque Nacional de Santa Teresa. Los días previos había llovido y la amenaza del mal clima persistía, sin embargo los días que tocaron fueron con mucho sol, y los asistentes pudieron disfrutar, aprender y reflexionar al mismo tiempo en un entorno soñado.

Todo empezó con una travesía. El ómnibus los dejó en la primera entrada a Santa Teresa, a la altura de la capatacía, donde se dividieron en grupos (cada uno supervisado por un adulto) que tuvieron que afrontar la misión de llegar hasta el hostel caminando. Para eso habían llevado distintos tipos de implementos, desde cinta pato, carta topográfica y tela a botellas de agua y provisiones. El desafío implicaba detenerse en distintos puntos de un circuito marcado por los referentes, donde deberían realizar una prueba determinada, como encender un fuego y calentar la comida que llevaron.

Fue todo un periplo, que llevó horas y en el que por momentos costó ubicarse, a tal punto que hubo un grupo que pensó que estaba llegando a la playa ¡y apareció en la ruta! Tarde o temprano todos lograron ubicarse, y a las 19.30 hs ya estaban reunidos en el hospedaje.

El sábado fue día de interesantes talleres en cuestiones como primeros auxilios, armado de campamento, leña y corte con hacha, juego y medio ambiente. Como el clima acompañaba aprovecharon para ir a la playa y contemplar el océano desde las rocas, en el momento más lindo de toda la salida. Ya el domingo se despidieron del lugar tras una misa.

A todo esto ¿Cuál es el “quinto elemento” del animador? Se filosofó mucho sobre este tema a lo largo de la excursión. Se habló del amor, del rol del animador, pero lo que terminó quedando claro es que el “quinto elemento”  no es nada fijo, sino lo que cada uno piense que sirve, que puede dar a la hora de ser un animador.

La idea, en filas de sus referentes, es que ellos asuman que ese rol para el que se están preparando conlleva un compromiso, una responsabilidad, ser un agente pastoral, un agente de cambio y puedan hacer un camino en esa línea. Lo que se busca es que comprendan que no se puede salir del liceo y tener otra vida distinta a la que ellos van a intentar profesar como animadores. 

Desarrollado por www.impactus.com.uy