Alfonso Pretto: entrenador voluntario de Rugby del Liceo Jubilar


FECHA: Agosto 3, 2015, 1:03 pm

Se forma una comunidad muy sana”

 Alfonso Pretto es otro de los trabajadores voluntarios del Liceo Jubilar. En su caso se desempeña como entrenador de rugby de la categoría de menores de 17 años. Ex jugador del Carrasco Polo, desde los siete años, una vez que entró en la universidad Alfonso tuvo que tomar una decisión por cuestiones de tiempos: o dejaba de jugar o dejaba su puesto de técnico en el Jubilar. “Decidí seguir con el Jubilar. Creo que este liceo es muy bueno porque le da oportunidades reales a todos los chicos que quieren salir adelante. Además, no solamente se educa a los chicos sino que en paralelo se forma una comunidad entre los alumnos, sus familias y todos los profesores/voluntarios, la cual es muy sana y necesaria para todos”.

 ¿Cómo conociste el liceo? 

Andaba con ganas de empezar a ayudar en algún lugar y Gonzalo Aemilius me propuso sumarme a enseñar rugby en el Liceo.

 ¿Te acordás como fue tu primera venida al liceo?

Fui un martes de junio del 2008 con Ignacio Aznárez que era uno de los que ya estaba enseñando rugby. Fue una práctica normal pero el agradecimiento de los chicos al final de la práctica y el trato que ellos tenían con los entrenadores que iban hace un tiempo me hizo darme cuenta que era un lugar distinto a lo que yo estaba acostumbrado y del cual quería ser parte. 

 ¿Tenias experiencia con chicos? 

Había sido voluntario en el Hogar la Campana de la Peluffo Giguens, pero era distinto porque era con niños, no adolescentes, que cuando arranque  tenían 3 o 4 años menos que yo. Dos experiencias totalmente distintas pero ambas muy disfrutables.

¿A qué categorías entrenás? 

Actualmente dirijo la categoría sub 17 con dos ex jugadores del Jubilar. Los entrenadores y colaboradores le ponemos mucha dedicación porque queremos poder darle la mayor cantidad de herramientas posibles a los chicos para que puedan disfrutar del rugby y progresar. Eso implica tiempo en planificar, capacitarse y en entrenar, pero lo hacemos con mucho gusto porque vemos como los chicos lo valoran y va creciendo el rugby en el Liceo.

 ¿Qué es lo principal a transmitirles? 

Tratamos de enseñarles dos conceptos que son los mismos que se trabajan en las otras áreas del Liceo. La primera es hacer todo con alegría y entusiasmo. Lo segundo es que vean que tienen un gran potencial y con compromiso, esfuerzo y humildad pueden lograr grandes cosas.

¿Cuál ha sido tu vivencia más emocionante desde que estás en el Jubilar? 

Creo que fue la ida a Buenos Aires, donde jugamos al rugby, fuimos a ver un partido e hicimos paseos como ir al Parque de la Costa. El grupo lo disfrutó muchísimo. Pero lo que más me emociona de entrenar es ver a los chicos que dejan de jugar en Jubilar y son becados en otros clubes y han logrado insertarse bárbaro en dichos equipos.  Han crecido deportivamente al punto de algunos debutar en primera división o jugar finales de campeonatos uruguayos de sub 19. Pero más allá de esos casos, cuando nos juntamos con todos y nos cuentan como vienen y verlos muy contentos e involucrados es muy satisfactorio. Además, la gran mayoría ha podido obtener oportunidades laborales y de viajes al exterior, que también es muy positivo para su desarrollo y un premio a lo que son como personas.

 

Desarrollado por www.impactus.com.uy