Más deporte para las chicas


FECHA: Julio 2, 2015, 1:26 pm

De a poco las chicas le empiezan a agarrar el gusto al fútbol

Lentamente, entrenamiento a entrenamiento, las alumnas de 1º y 2º (y un par de 3º ), van mejorando y disfrutando cada vez más del fútbol. Además, han empezado a jugar contra otros equipos, lo que les va dando experiencia.

“Con las chicas de 1º hicimos un encuentro de fútbol en la plaza 8, en Piedras Blancas. Jugaron tres partidos con chicas de la zona. La idea era rotar a las jugadoras. Dos de los partidos fueron en el exterior, en cancha de pasto, de a siete jugadoras, y uno adentro en el gimnasio, sala, de a cinco”, señala Pablo Viojo, encargado del área de deportes.

“Si las comparamos con ellas mismas han mejorado un montón desde principio de año, cuando arrancamos. Han practicado. Cuando empezamos había chicas que ni siquiera tenían claro que si me paro de un lado tengo que patear para el otro. No tenían ni las básicas. Era un rechazo total hacia el fútbol. Ahora están jugando absolutamente todas las de 1º. Las que tenían experiencia están jugando bastante bien y hay otras que no, que simplemente están corriendo atrás de la pelota y tratando de pegarle. Pero es como que vencieron el prejuicio y el miedo. Eso que se trae de la escuela, de que el fútbol es para varones”, dice.

Lo más positivo es que todas estén participando. En 1º es obligatorio, y son treinta, mientras que en 2º es un taller optativo y son veinte las que lo hacen. Las profesoras son Andrea y Elizabeth (1º), al mismo tiempo que María Eugenia se encarga de 2º. Todos los grupos entrenan los martes, en la cancha abierta del SACUDE.

Las chicas de 2º también tuvieron su oportunidad de competir. “Fuimos a jugar a la plaza 12 (cerca de Luis Alberto de Herrera y San Martín). El de ahí es un equipo que practica y compite, juegan muy bien, por lo que fue una buena experiencia”, relata Pablo.

El gimnasio de plaza 12 es un gimnasio muy grande, de 40 metros por 20, con piso de parquet donde la pelota va rapidísimo. “No es lo mismo jugar ahí que donde entrenan, con las irregularidades que presenta el piso y donde es pum para arriba. Acá era pelota contra el piso y las rivales la movían. Perdieron 9 a 1”.

Más allá de la goleada, Pablo rescata lo que pasó después del partido, cuando las jugadoras se pusieron a cantar “¡el Jubi está, aquí está el Jubi!”, en lo que describió como una celebración, del orgullo de ser parte de éste Liceo. 

Desarrollado por www.impactus.com.uy