Entrevista a Gonzalo Frasca


FECHA: Junio 3, 2015, 2:08 pm

Tengo la camiseta del Jubilar puesta”

El especialista en videojuegos, educación y actual realizador de videojuegos educativos al frente de Okidoko es un entusiasta voluntario y colaborador de nuestro liceo. Le hicimos algunas preguntas para que nos explique qué es lo que lo liga tanto al Jubilar.

¿Cómo fue que llegaste al Jubilar?

Llegué invitado, pero me duele admitir que tenía un prejuicio negativo. Primero me invitó Gonzalo (Aemilius, ex director) y, lamentablemente, no le di mucha bola porque desde siempre vi con recelo a la Iglesia Católica. Luego pasó un tiempo y me volvió a invitar María Inés, visité, y me di cuenta que había sido un banana y que mis prejuicios me habían apartado de una experiencia increíble. En otras palabras, desde el momento que entré al Jubilar por primera vez, aprendí una lección superimportante sobre humildad y prejuicio.

¿Cuál fue la primera impresión que te dejó una vez que fuiste?

La impresión que me llevé es que con voluntad y esfuerzo se pueden hacer cosas que parecen imposibles.

 

¿Qué clase de trabajo has hecho en el liceo?

 

Junto a Daniel Karvelis, encargado del área de informática, dimos un taller de animación y videojuegos, todas las semanas del año pasado, con alumnos de 1o. Este año he estado

bastante a mil pero extraño mucho el liceo y espero poder dar algún taller más concentrado, o al menos algunas clases. No se van a librar tan fácilmente de mí :)

¿Cuales crees que son las principales virtudes del encare del Jubilar? 

Poner a los gurises primero. Todo el mundo dice que los niños están primero pero es distinto verlo en marcha. Creo que la principal virtud del liceo es la actitud pragmática. Se

tiende a asociar a la religión con el dogmatismo, pero el liceo es todo lo contrario. Si hay problemas, se buscan soluciones efectivas, por más que no sean tradicionales.

Sos una persona que viaja mucho, ¿Conocés ejemplos similares en otras partes del mundo? 

He visitado muchas escuelas y liceos pero es difícil comparar, porque es complicado juzgar una institución cuando uno la visita por un par de horas. Al Jubilar lo conozco por

dentro y tengo la camiseta puesta, así que en ese sentido no conozco algo igual :)

¿Cuales considerás que son los principales desafíos que debe afrontar el Jubilar?

El principal desafío es el que enfrentan todos los centros de educación. Evolucionar la educación a través del juego y adaptarla a las necesidades del siglo XXI.

Teniendo en cuenta que no sos una persona religiosa, pero que a su vez venciste tus prejuicios, ¿cómo te relacionás hoy con esta faceta del liceo? 

No soy religioso. Hay días que me despierto agnóstico y hay veces que hasta soy ateo. Pero si algo aprendí en el Jubilar es que mis diferencias con la religión son un 10% y mis coincidencias con el humanismo son el 90%. En otras palabras, aprendí que lo que nos une es infinitamente más grande que lo que nos podría separar. Y no lo aprendí en teoría, lo aprendí en la práctica, haciendo. Y eso no se olvida.

Desarrollado por www.impactus.com.uy