Visita al Liceo Francisco en Paysandú


FECHA: Junio 3, 2015, 2:04 pm

Una comitiva de alumnos y personal del liceo nos representó en la inauguración del espectacular Liceo Francisco

El miércoles 20 de mayo un grupo de alumnos y personal encabezado por el director Ricardo Villalba partieron a las 5.30 de la mañana rumbo a Paysandú para asistir al acto de inauguración del Liceo Francisco, un proyecto con una filosofía similar a la del Jubilar (católico, privado y gratuito para los alumnos). Le pedimos a María Inés Gil que nos cuente como fue la experiencia:

Antes que nada, no fuimos solos, sino acompañados por otro grupo del liceo Providencia de Casabó, todos en la misma camioneta. Fue increíble la química que hubo entre los chicos de los dos liceos, al punto que parecía que nos conocíamos de toda la vida.

A eso de las 10.30 llegamos a la ciudad sanducera, bendecidos con un día divino y fuimos directo para el flamante liceo ya que esa era la hora indicada para el comienzo de la celebración. Nos encontramos con muchísima gente, entre los que había autoridades de la iglesia como el obispo de esa ciudad, así como políticos y delegados de otras instituciones educativas. Había una orquesta tocando, se procedió a cortar la cinta y se descubrieron placas. Luego de todo esto felicitamos, una por una a las distintas autoridades.

Después vino un paseo por el lugar, que nos dejó impresionados con lo que son las instalaciones. No solo el hermoso sitio donde está ubicado el liceo, en pleno campo, rodeado de verde (tiene varias huertas), sino también los distintos salones, el laboratorio, el salón de música, de psicología, la adscripción, todo muy moderno y funcional. Al final del recorrido compartimos un tiempo con los alumnos sanduceros, conversamos un ratoi y jugamos a la pelota, todos mezclados, los del Jubilar, Providencia y Francisco.

El final de la visita a Paysandú fue con un picnic entre los montevideanos otra vez, con más guitarreadas a orillas del Río Uruguay, tras despedirnos de los nuevos amigos sanduceros que nos convidaron con unas bandejas de canapés exquisitos para que llevemos.

La vuelta se disfrutó mucho también, con muchas charlas entre los nuevos amigos. Quedamos todos ansiosos, esperando el reencuentro, tanto con los chicos de Casabó, como con los de Paysandú, a los que invitamos a venir a Montevideo próximamente para retribuirles tanta hospitalidad.

Desarrollado por www.impactus.com.uy