Semana Santa en el Jubilar


FECHA: Mayo 8, 2015, 1:44 pm

En el Jubilar vivimos una Semana Santa especial: Inés Gil, responsable del área de Pastoral hace un recuento de cómo se vivieron estas fechas tan especiales en el liceo

Te referiste a otra forma de vivir estas ceremonias, ¿Cuál es la mirada?

Nuestra idea sobre cómo trasmitir lo que se celebra en Semana Santa es que sea algo experiencial, donde los chicos transiten por la experiencia y no lo vivencien como algo ajeno. Buscamos que no lo capten como algo vacío, sino que podamos volver a lo que pasó, ir al centro de lo sucedido y de esa manera puedan empatizar con lo que vivieron los discípulos o el mismo Jesús. Queremos que puedan comprender cuál es el mensaje detrás de todo esto: la sencillez del pan, del gesto del servicio, del amor entregado al servicio del hermano, mensajes como ‘esto que hago por ustedes, ustedes háganlo entre ustedes’ o ‘cada vez que coman este pan va en la memoria mía’. Buscamos que comprendan que todos los pequeños gestos nos traen la presencia de Cristo.

¿Cómo se lleva a cabo el festejo?

Básicamente, lo que hicimos en la semana previa a Semana Santa fue celebrar el Triduo Pascual. Así es que entramos con el Domingo de Ramos y conmemoramos la entrada de Jesús a Jerusalén. Los chicos cargan ramos, hacemos la lectura de lo que pasó, cantamos. Después nos pasamos a la capilla y hacemos el lavatorio de los pies y la última cena, celebrando entonces el Jueves Santo. Por último hacemos la muerte de Jesús en la cruz, con lectura y nos encomendamos, esto en referencia al Viernes Santo. Ya cuando volvemos, el lunes después de Semana Santa, celebramos la pascua con todos los grupos, en las clases religiosas, trabajando el encuentro con Magdalena en la puerta del sepulcro y los discípulos de Emaús.

¿Cómo lo tomaron los alumnos?

Los alumnos lo tomaron como una auténtica celebración de la vida y van incorporando el ritual, pero un ritual que nos lleva a un centro, a dónde se originó. ¿Cuándo pasó esto? ¿Por qué pasó esto? ¿Qué sentido tuvo que Jesús entrara a Jerusalén en un burro, siendo un gran Rey, al que se le adjudicaban milagros? El gran mensaje transmitido es que el amor y la esperanza pueden más y pueden ganarle al ‘yo no puedo’. ¿Cómo se juega eso en tu vida? Eso fue lo que tratamos de compartir con todos los alumnos de ciclo básico.

Desarrollado por www.impactus.com.uy