Conociendo a… Amparo Álvarez


FECHA: Marzo 27, 2015, 9:36 am

Es una de las más recientes incorporaciones del gran plantel del Liceo Jubilar y se la nota repleta de energía. “Acabo de arrancar prácticamente, el 15 de diciembre. Soy asistente social, me recibí ahora a fines de febrero, estudié en la Universidad Católica. Estaba trabajando en una ONG, el Centro Interdisciplinario de Estudios sobre Desarrollo en Uruguay. También trabajé como administrativa en el CASMU en un servicio tercerizado en que hacían estudios cardiológicos y antes lo hice en el Yacht Club Punta del Este, ya que soy de Maldonado”, repasa.

Amparo estaba al tanto de la propuesta del Jubilar desde antes de llegar al mismo. “Siempre me interesó la propuesta Jubilar, de leer al respecto en la prensa. Incluso unas compañeras de facultad habían entrevistado a alguien de acá y cuando presentaron el trabajo me re interesó”, cuenta la nueva integrante del equipo Psicosocial, integrado además por otra trabajadora social más y dos psicólogas.

Ella en sí está encargada del ciclo básico. “Hago todo el seguimiento de los chicos y sus familias, también me encargo de las comisiones de la mañana  (las familias cumplen con estas comisiones, desayuno, almuerzo, alianza, y limpieza. Se comprometen que cuatro semanas al año tienen que venir a cumplir con eso). Así que los llamamos a ver como anduvieron, o a preguntar por qué no vinieron, también tengo que hacer papeleo administrativo”.

Si tiene que definir sus virtudes, Amparo enumera las siguientes: “tengo vocación, se escuchar, soy meticulosa y estoy abierta a las críticas”. También se define como muy sensible. “Hay casos que te mueven y la pasás mal. Yo igual ese rasgo lo veo como algo positivo. El hecho de que lo que sucede en mi entorno laboral me quita el sueño, me afecta. Lo tomo como mi motor para tratar de solucionar asuntos, y no como algo que me paraliza”.

El contexto religioso del Jubilar le sienta bien a quien se bautizó a los 8 años “por voluntad propia” y justamente eligió la carrera por cuestiones filosóficas que tienen que ver con “el amor al prójimo y hacer el bien sin mirar a quien”.

“Lo que he percibido desde que entré es que la gente que trabaja acá está muy metida con la causa, eso te mueve, el tratar de ver la luz al final del túnel. También es vital aportar nuestro granito de arena en la realidad que viven los chicos en el barrio. Buscar incentivar que puedan tener una realidad mejor a la de ahora”, afirma esta fernandina de 23 años, y que en sus ratos libres baila flamenco, otra de sus pasiones. “Cuando no trabajo me la paso en cosas que tienen que ver con la música, cosa que amo, sostiene, con una sonrisa.”

Lo que notás es que de afuera vos ves como la realidad de Casavalle y llegás acá y te encontrás con un montón de familias que son excepcionales para el barrio. Es muy diverso. Hay padres que están todo el día acá, supercomprometidos, otros que quisieran  pero no pueden porque trabajan sin parar, y alumnos que re encaran y cuyos padres no acompañan. Es un desafio grande porque no es “la llevo de taquito”, “están todos recomprometidos”. Entran en juego todo el tiempo los códigos, lo que nosotros como adultos queremos imponerles, y aveces me cuestiono mucho, yo, de donde vengo, le trato de imponer las mismas condiciones, nos metemos en la vida, las casas, como tiene que educar a su hijo. Eso me pasa mucho.

A la vez hay cosas que son iguales, yo tengo mis problemas, padres separados, y puede haber chicos de acá que son más pobres pero han tenido vida más rica en otros aspectos. 

Que chicos cuyos padres ni terminaron la escuela estén yendo a la universidad es impresionante. Viven en la mitad de un cantegril, re lejos, y no faltan nunca. Pensar que uno tiene todo y a veces no tiene ganas o no rinde como debería. A corto plazo vas viendo los resultados. Ves a un alumno que estudió todo el verano y salva un examen y quedás recontento.

La gente está muy metida con la causa, eso te mueve, el tratar de ver la luz al final del túnel. También aportar nuestro granito de arena en la realidad que viven los chicos en el barrio. Que puedan tener una realidad mejor a la de ahora. 

Desarrollado por www.impactus.com.uy