Un Puma en Casavalle


FECHA: Marzo 27, 2015, 9:33 am

La última leyenda del rugby argentino entrenó a la sub 15 del Jubilar

Felipe Contepomi se retiró del rugby recientemente, a los 37 años. Fue el último jugador en actividad de una camada de jugadores argentinos que hicieron historia cuando pusieron a su selección, conocida como Los Pumas, en las semifinales del mundial de Francia 1999.

Idolatrado en el rugby del país vecino, Contepomi fue dueño de una carrera brillante, que se inició en el club Newman y lo llevó a ligas profesionales en Inglaterra, Irlanda y Francia. Pero, además, se destacó como ejemplo fuera de la cancha, al llevar adelante, en paralelo al rugby, su carrera de medicina y lograr recibirse.

Actualmente se desempeña como entrenador y eso lo trajo a Montevideo, donde estuvo dirigiendo a Argentina XV, uno de los combinados representativos de la unión de rugby de su país. En medio del torneo tuvo la gentileza de hacer un break y visitar nuestra institución, para dar una clase-entrenamiento de fundamentos de rugby a los chicos de nuestra sub 15, todo un honor.   

El rugby es un deporte complejo, en el que hay muchos fundamentos. Pero los dos fundamentos más importantes, los que más se trabajan y los que más trabajo dan, son el pase y el tackle. Entonces, una vez presentado a nuestros jugadores, Contepomi se enfocó en eso. La mitad de la práctica se basó en los pases, la otra mitad en los tackles. El mismo lo dijo, “esto es lo mismo que trabajo con Argentina, tres veces a la semana hacemos pases y tackles”.

La experiencia resultó sumamente beneficiosa,  no solo para los chicos, también para los profesores, todos ellos voluntarios y amantes del rugby, que se encontraron con esta oportunidad de estar al lado de semejante gloria del deporte. No hubo quien no aprovechara para hacerle sus preguntas y sacarse su respectiva selfie con el ex puma.

A continuación del entrenamiento, hubo lugar para una charla, entre los chicos y Contepomi. Durante esta se realizó una ronda de preguntas. Cuando se le preguntó donde le gustó más jugar, dijo “en mí club”. Fue en el Newman, el club donde empezó y se retiró. “Yo les debo todo. Es como ustedes acá en el Jubilar”, comparó, dándole muchísima importancia a las formativas, al hecho de jugar junto a un grupo de amigos que es para toda la vida.

Acto seguido le preguntaron por qué volvió a estudiar, a lo que explicó  que por más que fuera jugador de rugby, él sentía que le estaba faltando algo, por lo que decidió volver a la facultad y para ello tuvo que buscar un club que le permitiese estudiar, entrenando medio horario.

El mensaje que trasmitió Contepomi, fue que el rugby te da amigos para la vida y que a su vez es una metáfora de la misma. “En el rugby vos venís con la pelota y te tacklean, te tiran para atrás, pero te tenés que volver a levantar. Así es la vida, tenés que perseverar, volver a juntar impulso  y meterle para adelante. Si te equivocás juntá fuerzas y dale de vuelta”, señaló, coincidiendo, claramente, con el espíritu Jubilar y los valores que buscamos inculcarle a nuestros alumnos. 

Desarrollado por www.impactus.com.uy