Cambio de mando


FECHA: Marzo 27, 2015, 9:31 am

Después de ocho años desempeñándose como Subdirector Académico, Dolores Buján dejó la institución a principios de año, pasando a ocupar su lugar el Profesor Pablo Ferrari. Lo que sigue son unas palabras de despedida a cargo de la querida Dolores y una presentación de Pablo

“Desde hace ocho años que tengo el privilegio de trabajar en el Jubilar  y considerando que en este tiempo transcurrido se ha cumplido un ciclo, nuevos proyectos me llevan a otros lugares.

Me llevo la mochila cargada de rostros entrañables, de miles de momentos significativos, de aprendizajes y de vida, que me han hecho más añosa y más sensible.

De forma muy especial atesoro con admiración, la fe, la generosidad y la constancia de aquellos que silenciosamente colaboran y trabajan  para hacer posibles los sueños de de los chicos y sus familias.

Como Subdirector Académico queda el Profesor Pablo Ferrari. Su presencia en Jubilar es una enorme ganancia por su calidad humana y su capacidad de gestión. Seguramente, en poquito tiempo, se hará querer y valorar por todos. 

Gracias por la riqueza y la oportunidad que representó en mi vida Jubilar, gracias a todos y a cada uno”.

Dolores Buján

“Los desafíos me estimulan”

Pablo Ferrari es el nuevo Subdirector Académico del Liceo Jubilar. Le hicimos unas preguntas como para irlo conociendo…

¿Cómo resumirías lo que ha sido tu carrera hasta acá?

Soy profesor de matemática egresado del IPA, licenciado en educación egresado de la Universidad Católica y analista en computación egresado de la UDELAR. He dado clases de matemáticas a nivel secundario durante más de veinte años. Desde el 2008 doy clases también a nivel universitario, en la Universidad Católica. El año pasado lo hice también en la UTEC y tuve una experiencia de docencia de matemática en el IPA, en lo que actualmente es el Consejo de Formación en Educación, en la modalidad semipresencial. También estuve trabajando en el programa ProRazona en el CODICEN. A lo largo de 2013 y 2014 me desempeñé como director de secundaria en el Colegio Pedro Poveda. Ahora recibí este nuevo desafío.

¿Cuáles son tus primeras impresiones del Jubilar?

Soy de ponerme desafíos, naturalmente. Quiero innovar, investigar, crear. Entonces lo primero que siento es que esta es una puerta ancha, aquí hay campo fértil por la juventud de este lugar. Es distinto de repente en una institución más amoldada donde empezar algo nuevo a veces se hace más difícil. Acá tengo la sensación de que está toda la disposición a asumir toda la innovación para mejorar. Por otro lado el compromiso por lograr que las innovaciones se transformen en buenos logros. Los desafíos me estimulan.

¿Qué has visto en relación al modo de trabajo?

Hay muchos proyectos en marcha y otros recién iniciando. Lo de los coordinadores por área, por ejemplo. Eso es soplar viento para que camine e ir trabajando codo a codo con ellos para ver las dificultades de cada área y encontrar soluciones. Está todo el trabajo que se hace en EPI, que me parece formidable. Ellas están poniendo en hechos ideas que yo ya tenía en mi interior. El tema del profesor flotante como solución a un problema concreto e inherente a nuestro sistema educativo, que es la inasistencia de los docentes. La gente se enferma, y cuando un profesor se enferma queda un hueco que no es fácil de llenar. Otra es el tema del trabajo de cercanía con los alumnos y sus familias, para conocer la realidad de cada uno y que no haya deserciones. ¿Dónde puedo intuir los desafíos? Capaz que en algunos aspectos de corte académico donde la educación toda está haciendo crisis. En muchos de ellos acá ya se está trabajando, la lectura y la escritura ya tienen varios proyectos puntuales al respecto, el tema del razonamiento en matemáticas también. Por suerte ya hay mucho camino andado. 

Desarrollado por www.impactus.com.uy