Conociendo a ... Giovanna González


FECHA: Febrero 27, 2015, 6:38 am

Cuenta la trabajadora social que cuando recibió el llamado del Jubilar, el año pasado, no lo podía creer. “Preguntaba ¿es en serio?”, recuerda la que actualmente integra el equipo psicosocial, el que también conforman su colega Amparo Álvarez y la psicóloga Fabiana Delmás.

Cuando escuchó acerca del llamado y acudió a las entrevistas esta oriunda de Rio Branco de 30 años se encontraba culminando la tesis de su carrera y al mismo tiempo realizando una pasantía en el Centro Zonal 13, que abarca barrios linderos a Casavalle. “A veces nos pasábamos del límite para acá y eso, el hecho de ya conocer, me dio un poco de seguridad al entrar al Jubilar. Esta es una de las zonas más complejas, no solo por lo que dice la prensa, sino porque lo vivimos. Encontrás familias que quieren darle lo mejor a sus hijos pero no acceden a otro lugar mejor donde vivir”, afirma.. 

“Encontrarle la vuelta al bienestar es uno de los desafíos más importantes”, asegura Giovanna, que observa entre los desafíos constantes el hecho de “poder tenderles redes a las familias en cuanto a la alimentación y la salud”.

“Hay muchas familias muy numerosas y los padres tienen la seguridad de que sus hijos, al concurrir al Liceo, tienen la suerte de desayunar y almorzar. Pero los alumnos de EPA vienen en la tarde, de estudiar toda la mañana en otras instituciones, y algunos llegan acá a las 2 de la tarde en ayuno, ya que muchas veces se encuentran con dificultades para desayunar en la casa, desde nuestro rol tenemos que estar haciendo permanentes malabares”, dice, pero aclara que no se siente sola en esa ardua tarea. 

“Acá vos proponés y tenés el apoyo de todos. Los referentes, el director, el personal de limpieza, de la cocina. Planteás un problema y todos se están vinculando, preocupando. Ese involucramiento general es muy especial.  Un trabajo en equipo genial”, asegura.

Giovanna está convencida de que todo lo que ha vivido en los últimos meses la ha inspirado, no solo en lo profesional, también en lo personal. “Un aprendizaje que me tocó muy de cerca que es el dejar de lado el “yo no puedo”. Yo lo tenía incorporado también, como le pasa a algunos de los chicos. Sin embargo acá aprendí a nunca dudar. Nunca digas no puedo. Mismo cuando mandé el CV no creía. Este trabajo me impactó en toda mi vida personal, en mi propia cabeza, ahora veo todo desde otro punto de vista”, señala quien es madre de una niña de tres años llamada Bianca y se encuentra felizmente embarazada por segunda vez. 

Desarrollado por www.impactus.com.uy