Conociendo a Inés André


FECHA: Noviembre 27, 2014, 2:52 am

Nuestra “elegida del mes” de noviembre tiene 22 años, es tutora de EPA 2, y forma parte del staff del Jubilar desde el año pasado. “Empecé en febrero de 2013. Yo estudio medicina y quería conseguir un trabajo part time para complementar los estudios, justo tuve la suerte de que el día de mi cumpleaños, un conocido, Nacho Sosa, me tiró esta propuesta. Él recién iba a empezar a trabajar en el liceo y la verdad que para mí fue todo bastante inesperado”, cuenta acerca de cómo se presentó a la entrevista esta chica que hasta ese entonces apenas conocía el liceo de nombre “y de haber escuchado que estaba en la Gruta de Lourdes”. 
Lo que no era tan nuevo para Inés, era la experiencia de trabajar con chicos, cosa que venía haciendo desde hace años, por ejemplo en un oratorio salesiano en el barrio 40 Semanas. “Yo lo que veía ahí, por ejemplo, es un barrio muy deprimido en el que los chicos tienen muy pocos proyectos, expectativas. Al llegar acá pensé que me iba a encontrar con un panorama similar, y me di cuenta que era todo lo contrario. Los alumnos de este liceo sí tiene un montón de expectativas, le meten pila de ganas y fuerza para formarse, eso te otorga un incentivo a la hora de trabajar”, dice. 
Desde su rol de tutora en EPA 2, Inés se encuentra en permanente contacto, no solo con los alumnos, sino también con la familia y la historia personal de cada uno. “Es fuerte conocer las realidades que viven y pensar que más allá de todo estos chicos están en quinto de liceo, cerca de terminar la secundaria”, opina. Pero lo que más la sorprende es la influencia que estos chicos ejercen sobre todo su círculo, “el hecho de que ellos mismos se convierten en agentes de cambio para su núcleo familiar”.  
Inés le hace un seguimiento académico, y personal, como decíamos, a veinticuatro alumnos y no tiene pudor a la hora de confesar que más de una vez se chocó con realidades y condiciones que le “chocaron mucho, al punto de sentir que no tenía las herramientas para lidiar con ellas”. 
“A veces caen tristes, o caen preocupados, te les acercás a hablar con mucha confianza y enseguida largan todo lo que les está pasando. Y ves que a pesar de todo siguen luchando”, cuenta la futura doctora que todavía tiene en su memoria como una de las vivencias más lindas que le tocó vivir en el Jubilar el egreso de alumnos  de EPA 3del año pasado, cuando los chicos le decían cosas como: “Fuiste re pesada todo el año haciéndonos ir a estudiar 25000 veces, pero ahora podemos decir que por suerte fue así”.

Desarrollado por www.impactus.com.uy