Ellos también son el liceo


FECHA: Octubre 29, 2014, 8:09 am

Se realizó el Encuentro Anual de Voluntarios Jubilares

El psicólogo Alejandro De Barbieri dio una poderosa y removedora charla en el Encuentro Anual de Voluntarios Jubilares que se desarrolló el jueves 2 de octubre en la Capilla San Alejandro, en la zona de Buceo.

Como es sabido, el Liceo Jubilar cuenta con un inmenso soporte de voluntarios calificados que trabajan espalda con espalda junto a la institución y sin los que sería imposible estar donde nos encontramos. Nos referimos a los más de 70 voluntarios, que dedican al liceo varias de sus  horas a la semana y así sostienen gran parte de la propuesta pedagógica, lúdica, deportiva y artística de éste.

Por ese motivo, y en retribución al gran esfuerzo y sacrificio que estas personas hacen por el Jubilar, es que a la dirección del liceo le gusta organizar un evento anual donde ellos se vean, de una forma u otra, beneficiados, recibiendo algún tipo de aprendizaje, experiencia, etc.

Este año la iniciativa quedó en manos de quien es, justamente, otro de nuestros voluntarios y gran amigo del Jubilar, el psicólogo Alejandro De Barbieri. Alejandro no solo es el director del Centro de Logoterapia y Análisis Existencial (CELAE), sino que además se ha desempeñado durante años como docente en la Universidad Católica y ha dictado cursos y conferencias acerca de su especialidad, la logoterapia, en una cantidad de países tanto latinoamericanos como europeos. También ha sido columnista para programas de radio como Abrepalabra (Oceano Fm) y En Perspectiva (El Espectador).

Todo este bagaje, tanto como psicólogo, como de comunicador, lo convierten en un maravilloso y carismático orador y pueden dar fe de ello todos los asistentes a la Capilla San Alejandro, quienes quedaron asombrados con el alcance y la profundidad del mensaje expresado por el logoterapeuta. Acostumbrado a trabajar con padres de adolescentes, gracias a su paso por liceos como el Maturana y La Mennais, Alejandro centró su charla de 45 minutos en temáticas acordes, en torno al optimismo, el recuperar el sentido de nuestro trabajo, los límites y el motivar, dejando frases de esas que quedan picando como “no hay jóvenes aburridos, sino adultos que no inspiran”.      

Una vez concluida la disertación Alejandro siguió demostrando su gran generosidad al responder una tras otra las preguntas que los concurrentes le fueron haciendo mientras compartíamos unas empanadas y un refresco en el salón parroquial.

Queríamos aprovechar para agradecerle nuevamente a Alejandro, así como a todos los voluntarios, que aportan tanto al Jubilar! 

Desarrollado por www.impactus.com.uy