LA ILUSIÓN DE SER PARTE


FECHA: Septiembre 29, 2014, 8:28 am

Setiembre suele ser un mes especial en el Jubilar, ya que como ocurre año a año, es el período en que se realizan las preinscripciones al liceo. Se trata de una instancia en la que se concentran grandes expectativas y donde puede percibirse la ilusión que la posibilidad de ingresar al liceo, genera en los padres de los chicos.

En esta ocasión fueron más de 300 familias las que se dieron cita para postularse a los 70 cupos disponibles en 1ero de liceo 2015. Juan Pedro, integrante de nuestro equipo, dialogó con integrantes de dos de las familias que se acercaron a nuestras instalaciones para preinscribir a sus hijos. A continuación las entrevistas:

 

Entrevistada: Nora

¿A quién vas a anotar?

A mi hija Tamara

¿Por qué en el Jubilar?

Porque escuché sobre el plan que tienen y me pareció muy interesante, además estuve mirando bastante información en internet. Mi sobrino va a uno bastante parecido en el Cerro, el de Providencia, y está muy bueno. Tienen la idea de la enseñanza bien plantada y por lo que estuve investigando a través de distintas opiniones es la gran oportunidad para ellos, porque en definitiva son ellos los que van a aprender, los que lo necesitan.

¿Qué otras referencias tuviste?

El padrino de mi hija tiene a su hija acá, en primero, y me dijo cosas muy buenas. Pero más que nada en internet.

¿Cuáles son tus expectativas?

La primera es que entre. Yo procuro un bien para ella. Un lugar donde no exista esa falta de interés hacia el chico y donde las cosas estén controladas, es decir, que no haya descontrol. Que ella pueda encontrarse y que el cambio de la escuela al liceo no se le haga tan brusco. Yo no hice el liceo capaz porque te encontrás con ese descontrol de que si querés vas y si no, no vas y a nadie le importa. Eso, y el plan de estudios acá parece real.

¿La ves a tu hija terminando el liceo?

Sí, porque es muy estudiosa. Lo que le encanta es el inglés y eso fue algo que le entusiasmó del Jubilar. Fue la parte que más le llamó la atención.

¿Qué la imaginás estudiando después?

Yo creo que va a ser veterinaria, que es lo que ella quiere. Es el sueño de ella, ayudar a todos los perros que están en la calle. Está todo el día mirando cosas de animales en la computadora, estoy segura que con un poco de apoyo ella va a llegar a ser veterinaria, las ganas las tiene.

¿Pensás que el Jubilar le podría brindar ese apoyo?

Sí, seguro. Ella no podría ir a un lugar donde no le den apoyo, porque es muy sensible y se encariña con la gente. No es un tema de exigencia, es una cuestión de apoyo. Yo creo que ella acá va a recibir lo que necesita.

 

 

Entrevistados: Horacio y Mariela

¿A quién vienen a inscribir?

H: A nuestra hija Ibiraí

Por el sistema educativo nos resulta atractivo el Jubilar. Uno hace grandes esfuerzos para mantenerla con buenos hábitos. Por lo que hemos escuchado hay una buena propuesta.

¿Dónde han averiguado?

H: Uno no lo conoce muy profundamente pero nosotros hemos investigado, entrado en internet a la página del liceo y además la maestra que tiene en la escuela y lo que se comenta en el barrio. Ahora al estar acá vemos el entorno y nos damos cuenta que no existe la sobrepoblación que de pronto se ve en otros liceos. El cambio de la escuela al liceo suele ser complicado, es cuando hay que tenerlos más contenidos.

M: Es un tema de valores, la responsabilidad, la solidaridad, todo lo que uno viene trasladando desde que nacieron, por ellos. Buscamos las mejores opciones para ellos.

¿Cuáles son las expectativas que tienen?

H: Lo primero aprovechar todas las actividades que hay por fuera de lo curricular, eso está muy bueno.  Y al mismo tiempo que mantenga los valores que le inculcamos. Es una gurisa muy sana a la que le gusta estudiar, muy comprometida con las responsabilidades. Que tenga la base y después pueda ver qué camino seguir. Uno puede hacer mucho en la casa, pero nosotros queremos poder confiar en el centro educativo.

M: La base para la vida de las personas es la educación. Queremos que tenga la mejor educación posible para formarla de la mejor manera posible y eso va a ser buenísimo para su propio entorno. Queremos que pedagógicamente la ayuden a crecer. Básicamente es eso.

¿Saben qué le gustaría estudiar a Ibiraí?

M: Le gusta la veterinaria y el teatro. Dice que quiere ser veterinaria pero también le gusta toda la parte artística, incluso la danza. Ella verá hacia dónde se conduce. Está justo en la etapa de empezar a visualizar su futuro. Yo le digo que la voy a apoyar en lo que sea que elija. Eso sí, yo la puedo ayudar hasta determinado lugar, entonces el entorno educativo tiene mucho que ver. Cuanta más gente tenga asesorándola, mejor. Ella ha tenido una maestra que ha venido trabajando con ella las opciones de liceo, y sugirió lo del Jubilar, así que son varios compañeros de clase que están entusiasmados con la posibilidad de entrar.

¿Qué decía Ibiraí al respecto?

H: Estaba como loca, hasta quería faltar a clase para venir con nosotros acá. Pero nosotros tratamos de bajarle un poco las expectativas porque esto es una preinscripción y no podemos saber si va a entrar o no en definitiva. Tienen que manejar que a veces no se puede. Si es aceptada será una satisfacción y una tranquilidad.

Desarrollado por www.impactus.com.uy