Crecen con la ovalada


FECHA: Agosto 27, 2014, 6:22 am

El área de rugby ha sido, históricamente, una de las más firmes del Jubilar. Esto se debe a la gran generosidad de los colaboradores voluntarios que de ella participan. A través de horas y horas de consistente trabajo, llueve o truene, le han inculcado a los chicos no solo los fundamentos técnicos, sino  también el espíritu de un deporte que se basa en la caballerosidad, la solidaridad y el compañerismo por sobre todas las cosas.

Y de a poco empiezan a hacerse evidentes los frutos de semejante tarea. Como dice su responsable, Gonzalo Arancibia, más conocido como “el Mono”, quien se encuentra orgulloso de estar este año ante “la primera generación de chicos que llegan a sub-17, habiendo jugado desde sub-13”. Los avances de la continuidad se notan en el compromiso de los jugadores, así como también en los resultados, que paulatinamente comienzan a mejorar. “Ya no jugamos para ver por cuantos tries perdemos”, comenta “el Mono”, en relación a los partidos que las distintas categorías disputan en los campeonatos de la Unión de Rugby del Uruguay –salvo la sub-13, que enfrenta amistosos, exclusivamente.

“Otra de las cosas más lindas de ver es a los chicos que ya se fueron y siguen jugando, maduros, en otros clubes como Cuervos, Old Boys, Polo, Los Ceibos, visualizar cómo se encaminaron perfectamente en este deporte”, dice, quien opina que “la clave es la constancia”. Es por eso que los chicos entrenan rigurosamente dos veces por semana en el caso de la sub-15 y sub-17, y una en el de la sub-13. Así se preparan para el partido de los domingos, que cuando el Jubilar hace las veces de local se transforma en todo un acontecimiento. “Es impagable ver como se pone la cancha del batallón los días de partidos, van los padres, se venden tortafritas, se arma un espectáculo increíble”, concluye el entrenador. 

Desarrollado por www.impactus.com.uy