Julio cultural


FECHA: Julio 29, 2014, 7:22 pm

En el Jubilar las vacaciones se convirtieron en la oportunidad perfecta para ir al teatro, cine ¡y hasta para escalar! Artes, integración y el tiempo libre como excusa para abrir la cabeza 
¿Qué hay para hacer en las vacaciones de invierno? Por suerte los alumnos del Jubilar no tuvieron tiempo ni para preguntárselo. Las actividades arrancaron ya en la previa de las vacaciones, cuando empezaron a llegar las entradas de cortesía para asistir a espectáculos que dejaron tanto a chicos como referentes, boquiabiertos.  
Lo primero fue una película, nada más ni nada menos que Maléfica, el cuento de hadas interpretado por Angelina Jolie. Más de 40 alumnos de la institución tuvieron la fortuna de verla en 3D y regresar a Casavalle a las 14 hs con el tiempo justo para almorzar en el comedor del liceo. 
Al día siguiente seguimos entrando en clima cuando 20 alumnos pudieron asistir a la imponente obra Los Músicos de Bremen, en el Teatro Solís. El espectáculo, una versión del clásico cuento de los Hermanos Grimm, reúne a cerca de 40 artistas entre los que se incluyen malabaristas, acróbatas, músicos y bailarines de géneros como el hip hop y el breakdance, que fascinan a los chicos. El mensaje de la historia, uno de aceptación, también fue muy bien recibido por los estudiantes del Jubilar, dijo Inés Gil, referente que organizó la excursión a la sala. 
Luego llegó la hora de una nueva ida al centro, esta vez para acudir al Teatro El Tinglado, donde se puso en escena Anastasia, otro clásico infantil, contando la historia de la célebre princesita rusa. Nuevamente los alumnos disfrutaron, tanto de la obra, como del paseo en sí. 
El miércoles de la primera semana se dio otra concurrida asistencia a ver Los Músicos de Bremen, esta vez no solo fueron alumnos, sino que también participaron ex alumnos y los hermanos menores de algunos de los chicos. No hubo quien no quedara fascinado ante semejante despliegue artístico.  
La última actividad tuvo lugar el viernes de la segunda semana, cuando una nueva comitiva de la institución acudió al Prado Chico para ser parte de una actividad de la ONG de escaladores La Muralla (www.lamuralla.com.uy). Aquellos que no sufren de vértigo aprovecharon para probar de treparse, tanto a redes como paredes especiales (siempre con arnés, está claro), y hasta arrojarse a mil por hora con una tirolesa.  
Inés Gil, responsable de la coordinación de buena parte de estas actividades dejó algunos conceptos interesantes en relación a lo que dejaron las mismas, aclarando en primer lugar que las actividades de la primera semana fueron dirigidas a aquellos alumnos que tenían buenas notas, mientras que la segunda semana el espectro se abrió para los que tuvieron malas notas, y se pasaron yendo al liceo a estudiar durante la primera semana, pero teniendo la disciplina de ir todos los días. “Les dimos un premio al esfuerzo y la tenacidad,  los invitamos a los paseos como recompensa”, explicó Inés. 
“Lo importante de esto es que hay chicos que no tienen programa en las vacaciones de julio y vienen copados. Es poder vivir la familia Jubilar desde otro lado y seguir dando oportunidades. Y esto también es cultura, abrirles la cabeza, llevarlos a otros contextos; la faceta artística cultural es importante y actualmente en la educación del país está muy poco explotada, digo a nivel curricular. Todo lo que tenga que ver con teatro, música y que los chicos se puedan expresar es vital”, concluyó la encargada de pastoral. 

Desarrollado por www.impactus.com.uy