LA EDUCACIÓN DEL FUTURO


FECHA: Junio 29, 2014, 1:10 pm

Organizamos una mesa redonda para discutir acerca del porvenir de la enseñanza, con la presencia de expertos en el tema
La cita tuvo lugar el martes 10 de junio en un salón de conferencias del World Trade Center, donde los invitados fueron recibidos por Ricardo Villalba, nuestro director. En su discurso de bienvenida manifestó que “el esquema del acto educativo siempre es inmutable y lo que va cambiando son los contextos, los instrumentos y los actores con los que vamos actualizando el pase de la cultura”. 
El primero de los tres expositores fue Felipe Cat, (gerente de la firma Advice, consultora en recursos humanos), quien se refirió a la evolución que ha tenido el campo laboral, dando además una perspectiva sobre la educación, con miras al mercado de trabajo del futuro. “Cada vez más las empresas nos exigen empleados con ciertas destrezas”, dijo Cat, quien además enfatizó la trascendencia de “incorporar esas aptitudes”. Antes, según Cat, la tendencia formativa era “cuántos más títulos mejor”, mientras que hoy las empresas buscan “actitud, compromiso y voluntad por aprender, interés”. En esto coincidirían, con Cat, a continuación Hertz y Frasca, de la misma forma en que lo hicieron en relación a la importancia de motivar, en el sistema educativo, el trabajo en equipo. 
La ponencia de la Dra. Jana Rodríguez Hertz  (profesora de matemática Grado 5  de la UDELAR y Nivel 2 en el sistema nacional de investigadores) estuvo enfocada principalmente en el paso de la era industrial a la era digital actual y sus consecuencias a futuro. “Tenemos que cambiar la manera de educar. Posiblemente no eduquemos más para un empleo, hay otros focos a dónde apuntar. Conseguir que el chico haga lo que ama, aquello en lo que es bueno, que el mundo necesita y que le paguen por ello”, comentó. Para Rodríguez Hertz el tradicional sistema de enseñanza en aulas, con bancos mirando hacia adelante, debería dar lugar a espacios que permitan una mayor interacción, mientras que en el rol del docente, quedará la responsabilidad de “ver cuáles son las aptitudes del niño y desarrollarlas”.  
“El docente tiene que aumentar el universo de deseos, acercar al niño el abanico de posibilidades. Un niño no va a saber que es bueno para el ballet si no se le acercó esa posibilidad o estudiar para ser Ingeniero de Alimentos, si no sabe que existe esa carrera”, expuso la académica, para, por último citar como ejemplo el trabajo que se hace en el taller de Ingenios del Jubilar, donde se busca potenciar la creatividad de los alumnos. 
El cierre de las charlas quedó en manos de Gonzalo Frasca, PHD en videojuegos y docente voluntario de informática en el liceo. A lo largo de su exposición Frasca hizo hincapié en el “aprender a aprender”, como premisa. Al igual que Hertz, se mostró favorable a un cambio en el formato de enseñanza y las sillas y mesas individuales, que, a su juicio, limitan las posibilidades de trabajar en equipo.  
“El opuesto de aburrimiento no es entretenimiento, es desafío”, manifestó el investigador académico quien consideró que  “hacer ciencia no es tener laboratorios en los liceos, sino encontrar respuestas para preguntas que no las tienen”. Por último paso a contar una interesante anécdota de algo vivido en el patio del Jubilar, donde fue aproximado por un alumno que le preguntó cuál era su civilización antigua favorita. Frasca contestó “los aztecas por contestar algo”, pero quedó sorprendido al enterarse que este chico aprendía de las civilizaciones antiguas en youtube y tenía en los hititas a su favorita. “Seguimos enfocados en un modelo de educación anterior, en torno a los datos, que son importantes, pero no sabemos qué hacer con los datos”, argumentó por último, y dejó a todos pensando.   

Desarrollado por www.impactus.com.uy