¡Inauguramos el Taller Musical!


FECHA: Julio 5, 2016, 9:41 pm

Este año se dobló la apuesta por la música en el Jubilar. Hoy los alumnos tienen un taller musical al que se sumó un taller instrumental. 

Hasta el año pasado existió un taller sonoro con un mix de propuestas. En 2016 el profesor de música Nicolás Del Giorgio plantea definir un perfil de taller y deciden mantener un taller musical dirigido a un trabajo de la voz, y crear un nuevo espacio instrumental donde el abordaje de la música sea a través de un instrumento. De alguna manera está previsto que se generen instancias de fusión entre los dos talleres, ya que si ambos tocan el mismo repertorio, básicamente de música popular, de alguna manera ya se están conectando. Asimismo los alumnos que no han accedido a los talleres, si tienen habilidades previas, podrán unirse a las propuestas que vayan surgiendo, ya sea ensayos o toques.

El taller instrumental comienza a funcionar a partir del entendido que el alumnado tiene la necesidad de expresarse a través de un instrumento, a veces mucho más que el habla u otra manifestación artística como la plástica o danza. Del Giorgio explica que “sobre todo los varones son más estimulados por un instrumento de percusión, guitarra, bajo o teclado”. 

El taller instrumental tiene cupo de 15 alumnos, 10 de ciclo básico y 5 egresados. Hay que tener en cuenta que no es un conservatorio donde el alumno aprende mano a mano con su profesor, por eso Del Giorgio optó por hacer hincapié en el área de percusión, donde la música “fluye más fácil”. “Al ser egresado de la Escuela Universitaria de Música en el área de percusión, es lo que más domino y es un área fácil de cultivar porque se puede tocar de a muchos y donde tengo las herramientas básicas para dar la técnica y teoría para que los chicos pueden seguir su propio camino musical”. 

Si bien ya hay algunos instrumentos, a medida que surgen donaciones el espacio se va mejorando, tanto en mayor cantidad y variedad de instrumentos sobre todo de cuerda y tambores, como elementos que ayuden a la sonorización del aula.

Cuando le preguntamos a Nicolás si todos pueden aprender música o hay que nacer con un don especial, nos repreguntó: 

“¿Tenemos que tener un don para hablar o escuchar?”

Nicolás comenzó desde muy pequeño a tocar algún instrumento ya que en su casa siempre hubo alguno, pero la idea de ser músico empezó a tomárselo más en serio y lo concretó ingresando con 15 años a la escuela de música. Después, todo fue “hacer, hacer, hacer, hacer”.

Las expectativas en estos talleres es que los alumnos encuentren en la música un vehículo de expresión y disfrute. En ese camino, quizás alguno salga tocando algo y se genere el interés de que quieren seguir estudiando a nivel musical y expresivo. Pero siempre, según afirma Del Giorgio, “con interés, esfuerzo y responsabilidad, generando autonomía y sentimiento de pertenencia con un Liceo que ofrece este espacio privilegiado”. 

 

Desarrollado por www.impactus.com.uy