¡Nos fuimos de campamento!


FECHA: Junio 15, 2016, 6:22 pm

Los grupos de primero y segundo año se fueron de campamento. Acompañados de profesores y ex alumnos, los alumnos de primero visitaron La Floresta en Canelones y los de segundo viajaron hasta Kiyú en San José.

Los campamentos del Liceo Jubilar son muy esperados por los alumnos ya que son una oportunidad para integrarse, conocerse y fortalecer los vínculos. En cada campamento, se presenta un tema con un sentido de fondo que motiva y anima a sus participantes a reflexionar. Los coordinadores sorprenden con disfraces, personajes y propuestas creativas.

En la semana previa al campamento de primer año, irrumpe en los salones la "Brigada de apaciguamiento sostenido y trabajo de autocontrol" (BASTA), que invita a formar parte de esta organización y desembarcar en La Floresta para buscar la forma de controlar las siguientes emociones: alegría, miedo, furia, desagrado, tristeza, pachorra y locura. Distintas filmaciones les muestran cómo varias personas estaban siendo afectadas por estas emociones. 

Al llegar al balneario, a través de distintas actividades, los alumnos tratan de de descubrir por qué esas emociones estaban descontroladas e investigan cómo controlarlas. Luego de encontrar todas las piezas para construir una máquina que pudiera controlar las emociones, la frustración llega cuando la máquina explota. Entonces aparece un maestro que los invita a hacer un viaje místico donde descubrirán que la respuesta está en cada uno.

El campamento de segundo año se llamó "A la aventura". La aventura comenzó también los días antes de partir. En la cocina del liceo aparece misteriosamente un mensaje dentro de una botella. El mensaje contenía un pedido de ayuda, un mapa y un video grabado por un náufrago, el capitán Futuro Incierto, que se encuentra triste y desesperanzado en el balneario Kiyú por haber perdido toda su tripulación y encontrarse sin rumbo. Al llegar al campamento, los alumnos ayudan al Capitán, quien con el grupo se anima a volver a emprender la aventura, conocer cosas nuevas y abrirse a los demás.

De esta forma, el tema elegido para cada uno de los campamentos del Jubilar, inspira a sus alumnos a reflexionar en la moraleja que surge de cada historia.

En el caso de primer año, se invita a descubrir que es uno quien tiene el poder de decisión sobre sus propios actos y sus vidas. En el campamento para segundo año, la invitación a la reflexión es que a veces podemos perder el rumbo, valorar a quienes nos rodean y poder proyectarnos al futuro sin cerrarse frente a dificultades o prejuicios.

Al preguntarle a los alumnos cómo habían vivido los campamentos las valoraciones eran superlativas, y a pesar del frío o la lluvia, solo recordaban la diversión y los momentos compartidos. Ambos campamentos fueron posibles gracias a que Juventus brindó gratuitamente sus instalaciones.

Desarrollado por www.impactus.com.uy