Nuestro rugby


FECHA: Diciembre 3, 2015, 10:30 am

Gonzalo el “Mono” Arancibia, uno de los entrenadores voluntarios del rugby del Jubilar nos contó sobre el “seven”, encuentro interno de rugby que se llevó a cabo el domingo 15 de noviembre. Además aprovechamos para preguntarle sobre su tarea en el liceo

¿Quiénes participaron del encuentro?

Todos los chicos de la sub 13, sub 15 sub 17 y los ex jugadores del liceo, más algunos ya con canas, como algún profe, los DT de rugby, Jorge Dos Santos y el Director Ricardo, además de los familiares y amigos que se acercaron a acompañar. Si bien se le llama “seven” (siete), la modalidad de juego este año fue de partidos de 15 jugadores. Se jugó un partido mezclado de la sub 13 y sub 15 y otro entre la sub 17 y los ex jugadores. Aquí se mezclaron los profes y los DT. Todo terminó con un “tercer tiempo” en el Liceo entre todos con asado y mucho refresco.

¿Cómo anduvieron los chicos?

Se notó que vienen mejorando en su conocimientos del deporte incluso se los vio metiendo una serie de tackles duros. Desde los primeros años que se enseñaban los principios básicos del deporte a hoy el rugby del liceo ha tenido un crecimiento vertiginoso.

¿Quién sorprendió?

La sorpresa sin duda fue el Padre Ricardo que se notó que vio todo el mundial para preparase para este partido. Mucho conocimiento de las reglas.

¿Desde cuándo sos voluntario?

Soy voluntario desde el 2007 hasta el año pasado que me alejé de las prácticas pero mantengo aun el vínculo de otra manera.

¿Qué te gusta del Jubilar?

Cuando llegué no sabía casi que era el Liceo, no había ido antes y fui simplemente para enseñar un deporte que siempre me atrajo por sus valores y su forma de jugar. Una vez que lo conocí me atrajo la entrega y las ganas de la gente que estaba allí, desde los alumnos, los profesores, los voluntarios y sobre todo las familias con el convencimiento de saber que SE PUEDE. Al principio me sorprendía ver a los padres haciendo tareas dentro del Liceo, limpiando pintado, ayudando en lo que se necesite, a los voluntarios que dejaban todo por ir al Liceo con alegría y unas ganas tremendas, los profes que siendo las 8 o 9 de la noche seguían allí para lo que se necesite. Todo esto me atrajo y me contagié de ese espíritu que tiene el Liceo.

¿Estás contento con los frutos que viene dando el rugby en el liceo?

Totalmente. Ya no es el partido en el cual el otro equipo iba a enseñar y mostrar cómo se juega. Hoy el Liceo es un cuadro participativo y competitivo del campeonato Uruguayo. Pero más importante que los resultados numéricos (ganar o perder) el Jubilar logró y demostró que jugar al rugby es posible en cualquier lado. Haber pensado en el 2007 que iba a haber un equipo que venía de Casavalle era un imposible, hoy es una realidad en el rugby uruguayo y todo gracias a ese espíritu y esas ganas de superación que tiene el Liceo Jubilar. Ver ex-jugadores del Jubilar integrados y jugando en clubes de primera división es una de las satisfacciones más grandes que puedo tener.

Desarrollado por www.impactus.com.uy